Hay quien encuentra la plena felicidad al volante de un MINI Countryman, un vehículo con un inconfundible punto de rebeldía y un afán por explorar. ¿Por qué renunciar a esa sensación de plenitud en la montaña o en el campo? Las dimensiones de MINI Countryman no serán un obstáculo para poder transportar el equipamiento necesario para practicar deportes o actividades al aire libre gracias a los accesorios que MINI ha diseñado para disfrutar al máximo de la aventura. Por ejemplo, un portabicicletas trasero, plegable y concebido específicamente para el MINI. Permite transportar hasta dos bicicletas y no obstaculiza el acceso al maletero, incluso cuando está totalmente cargado.

De robusto aluminio anodizado, las barras de techo MINI proporcionan por su parte un espacio de almacenamiento adicional, son fáciles de montar y están equipadas con sistema de cierre. Son capaces de soportar una carga máxima sobre el techo de 75 kilogramos.

Otro accesorio que amplía las posibilidades de disfrutar al máximo una escapada al volante de un MINI es el cofre portaequipajes de techo, de color negro y que con una capacidad de 320 litros permite transportar por ejemplo cinco pares de esquís de hasta 180 cm de longitud o tu equipamiento de playa. Se abre por ambos lados y gracias a su séxtuple cierre centralizado, solo permite acceder a su contenido al legítimo propietario. El límite de las aventuras a bordo de un MINI Countryman lo pones tú.