La cocinera y pionera de los cooking shows en EEUU, Julia Child, nació en California en el año 1912, dentro de una familia bastante adinerada. Después de la Segunda Guerra mundial, se casó con Paul Child y se mudó a Francia, el lugar dónde empezó a desarrollar un interés en la comida francesa.

Después de dedicarle mucho tiempo y esfuerzo a comprender y estudiar la cocina francesa, Julia decidió escribir un libro de recetas con el propósito de convertir todas aquellas recetas que a ella le parecieron imposibles de cocinar en sus inicios en un manual que interesara al público americano. The French Chef tuvo tanto éxito que terminó convirtiéndose en un programa de televisión en el que Julia hacía todo tipo de excentricidades; desde hacer bailar a unos pollos, derramar –sin querer- una tortilla de patata por toda la encimera e incluso hacer de las suyas en una visita a Letterman cuando uno de los fuegos se resiste a encenderse. Pero fue esta misma personalidad tan explosiva la que la hizo tener varios encontronazos con algunos televidentes que odiaban la forma en que presentaba el programa. Aún así, su carácter siguió siendo parte de las cocinas y las televisiones americanas.