En 1898 abrió Casa Marcial, una casona rústica de comidas perdida entre las aldeas de las montañas asturianas de Parres (Arriondas). Noventa y cinco años después, en 1993, Nacho Manzano, su chef, junto a sus hermanas Olga y Sandra asumieron la responsabilidad de tomar el mando de su propio negocio al recuperar el antiguo bar que regentaron sus padres: Casa Marcial.

Esta casa de comidas en la que su familia aprendió a preparar los platos de la cocina autóctona asturiana se ha convertido desde 2009 en un restaurante gastronómico con dos estrellas Michelin, además de tener otros reconocimientos nacionales e internacionales y de formar parte de la selecta familia del Relais & Châteaux.

Casa Marcial hace una moderna reinterpretación de los platos tradicionales a través de la gastronomía asturiana en un espacio concebido para saborear una cocina basada en el respeto, la materia prima autóctona y la producción sostenible. Sus platos más emblemáticos son el Enoki preparado con calamar y tinta de la tierra, su pieza de ternera asturiana con verduritas encurtidas y la ensalada de fabada El Guertu.

Además, para celebrar la efeméride, los hermanos Manzano han preparado un programa especial con doce cenas distribuidas a lo largo de todo el año, protagonizadas por un menú elaborado a mano entre amigos chefs. Una oportunidad única para celebrar la riqueza gastronómica y conocer desde las propuestas tradicionales hasta las más vanguardistas.