Cuando los fenicios, los íberos y los romanos decidieron plantar olivos en la localidad de
Oliete quizá desconocían todos los beneficios que a la larga podrían proporcionarnos. Los
olivos necesitan compartir su sabiduría y sentir al ser humano cerca para premiarle con su
oro líquido. Por eso, cultivarlos no consiste sólo en plantarlos y dejarlos crecer sino que
sin sus cuidados necesarios, este tipo de árbol está destinado a desaparecer. Así nació
“Apadrina un olivo”, con el objetivo de transformar el estado de abandono del medio rural
de manera sostenible y poder seguir aprovechando los beneficios de estos árboles.

Al apadrinar un olivo consigues recuperar y poner el olivar abandonado en valor,
conservando la biodiversidad de la zona a la vez que generas economía sostenible y
social. Cuando apadrinas un olivo o regalas un apadrinamiento (50€ al año), eliges el árbol
que quieres apadrinar viendo su foto, le pones un nombre y eliges el tiempo de
apadrinamiento. A cambio de la donación recibirás en casa dos litros de aceite de oliva
virgen extra, un certificado de apadrinamiento y a través de su aplicación seguirás la
recuperación real de tu olivo. ¿Estás preparad@ para ser un/a héroe/heroína?