Los Paisajes Transformados de Quique Dacosta (tres estrellas Michelin), uno de los íconos de la gastronomía española, son la viva imagen de lo que la cocina representa para el arte: inspiración, admiración y una nueva forma de expresión. Un plato es una creación efímera que sobrevive durante un corto espacio de tiempo para ser admirado en una mesa, ser devorado y perdurar en el recuerdo del comensal. Pero ahora es también otra forma más de apreciar la belleza que nos rodea. En 415 metros cuadrados y hasta el 27 de septiembre, las espirales se convierten en el hilo conductor de una exposición alojada en el mueso valenciano MuVIM, en el que Quique Dacosta expone su trayectoria como chef en una exposición dedicada a sus platos. Un chef se nutre de todo lo que hay a su alrededor y a su disposición para captar inspiración para crear. No solo eso, sino que cada una de sus experiencias es capaz de convertirse en su próxima y más preciada “obra de arte”. En el caso de la mente creativa detrás del restaurante Quique Dacosta en Dénia, ha sido el Mediterráneo el motivo del nacimiento de platos como La Gamba, su Cubalibre de Foie o la Ostra Guggenheim y ahora, el visitante a la exposición será capaz de entrar en la mente del chef que los creó.

“Entendemos pues la cocina de Quique Dacosta, como una conceptualización del paisaje y del territorio, donde se rompen los límites entre el paisaje y la cocina. Una aproximación a la identidad del lugar y de sus esencias llevada a cabo a través de un proceso de investigación y síntesis en torno a su materialidad, que termina con esos ecosistemas y paisajes atomizados en nuestra mesa” (muvim.es).