‘Del Monte’, una compañía de producción de alimentos con sede en California (Estados Unidos), ha modificado genéticamente sus piñas hasta conseguir que tuvieran un delicado tono rosa palo. “Los científicos han realizado cambios específicos en la composición genética de la planta para darle un nuevo rasgo”, ha explicado uno de los representantes de la empresa a NBC News.

Lo único que cambia de las piñas es su color interno puesto que el sabor y su forma externa son totalmente iguales a los de una no modificada. La empresa ha dejado claro que sus productos son totalmente aptos para el consumo aunque todavía se desconoce la fecha en la que podremos probarlos en España.