Lleva diez años abierto y su concepto nunca ha cambiado, su objetivo ha sido siempre
ofrecer alta cocina rápida basada en ingrediente de primerísima calidad para crear platos
súper saludables. Un local que podría considerarse el primer de la capital en instaurar el
estilo de vida sana en la gastronomía del “fast food”.

En Magasand destacan los desayunos, dulces y salados, con biquinis, sándwich payés,
croissanes, pretzels, tostadas, açai brasileños y hasta muesli. En sus brunch no faltan los
crepes ni las crepelette (crepe hecho con tortilla), los bagel con salmón, el gazpacho o los
smoothies. Y para comer o cenar, aquí se pueden pedir ensaladas, piadinas, pizzas,
capaccio y tablas de quesos. Toda una variedad de platos que, además de healthies
están riquísimos.