Los fanáticos del cerdo cocinado al horno son conocedores de que este es uno de los meses en los que más apetece saborear esa carne ‘crujientita’ por fuera pero tan sabrosa y tierna en su interior. Una manjar que se deshace en la boca y que desencadena un patrón básico: untar y rebañar. Apunta algunos de los restaurantes para darte un buen homenaje de cochinillo.

La Concepción (Segovia)

Es conocida principalmente por ser la ciudad del acueducto, pero también por ser el máximo referente de un plato que es el protagonista de muchos viajes del turismo gastronómico en Segovia, el cochinillo. Y en La Concepción, saben cómo prepararlo de diez. Este restaurante tiene una localización increíble, entre los soportales de la Plaza Mayor está su entrada y justo haciendo esquina se encuentra su terraza frente a la Catedral. Se trata de local modesto pero un punto clave para el tapeo, con bullicio constante a la hora de los aperitivos y las cenas. Su recetario está formado por platos  tradicionales de calidad y, sin duda, aquí el cochinillo cautivará tu paladar.

La Plaza de Torrequemada (Cáceres)

Segovia tiene la fama pero en Extremadura tampoco tienen nada que envidiarles, es por cosas de este tipo que Cáceres es considerado uno de los mejores destinos gastronómicos de España y uno de los destinos que los amantes del cerdo no pueden dejar escapar es el restaurante La Plaza de Torrequemada en la carretera de Miajadas. No sólo saborearás un buen cochinillo sino que serás testigo de un espectáculo que en muy pocos lugares pueden ofrecerte: fuentes rebosantes de cochinillo de rica piel churruscada y sabrosa carne blanca que llega a la mesa acompañado por otra bandeja de patatas panaderas en su punto y raciones abundantes. Todo un manjar. Eso sí, hay que reservar mesa con semanas de antelación.

Botín (Madrid)

Es imposible hacer una lista de restaurantes sobre cochinillo en España y que no aparezca Botín, ya no sólo por la calidad de su cerdo al horno sino porque este restaurante situado en Cuchilleros es conocido por ser el más antiguo del mundo, fechado en 1725. Está incluido en el libro Guinness of records. Un leyenda de la restauración  española, hasta el punto que, el mismo Hemingway, ya dejó por escrito que aquí venía a beber mucho vino y a comerse él solo un buen cochinillo. Puedes considerar e venir a comer a este lugar como una visita gastronómica e histórica a la vez. ¿Cuántas personas habrán disfrutad en este antiguo mesón del lechón al horno?

Hacienda de El Cardenal (Toledo)

Su localización ya nos transporta a la verdadera esencia de Toledo. A los los pies de la muralla que rodea el casco antiguo se encuentra este local cuyo ambiente no pasa desapercibido, una cuidada y detallada decoración en pleno corazón de Toledo como si viajásemos a otra época. Hasta posee hasta un patio interior con fuentes. Sus cochinillos son de excelente calidad, y están considerados uno de los mejores del mundo. Su secreto dicen, es el ‘buen hacer’ de sus cocineros y que son horneado en un horno romano con leña de encina. Los lechones que utilizan llegan desde Segovia.