Yelmo Cines Luxury ha sido el encargado de hacer nuestros sueños realidad. Cuántas veces habremos ido al cine y habremos pensado: “me comería algo que no fuesen palomitas”. Dicho y hecho. Estos cines luxury te traen butacas amplias, cómodas y, ¡atención!, un servicio de restauración en el propio asiento.

Como lo oyes. Los cines no son los que eran; son mejores. Toda la comida y bebida que quieras, según la oferta de la carta, espacio entre butacas, sólo y exclusivamente para ti. De eso se trata el concepto, de exclusividad, y como bien sabemos “quien algo quiere, algo le cuesta”, concretamente 30 euros. Y por si no te parecía suficiente, se recomienda llegar entre 15 y 20 minutos antes de la proyección, es decir, se acabó llegar raspado al cine, pensando que siempre hay 10 minutos de anuncios.

A cambio, tendrás disponible para ti una cocina profesional, camareros preparados y ensaladas, tablas de ibéricos y hamburguesas, entre otras cosas.

¿Sigues pensando a donde llevar a tu cita?