Ha sido desarrollado a base de caseína, una proteína presente en la leche y en algunos de sus derivados, es biodegradable sostenible y, muy probablemente, comercializable en unos tres años. Así es como se presenta la nueva alternativa al archiconocido y utilizado papel film. Sí, ese con el que tu madre se ha pasado media vida envolviendo bocadillos para que comieras algo durante el recreo da la bienvenida a una idea que parece ser brillante y, sobre todo, muy comestible.

Y es que si hay algo que caracterice a esta nueva idea desarrollada por un grupo de químicos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) es que previene el deterioro de los alimentos y no es perjudicial para el organismo . “Cuando lo ves y lo tocas es parecido a un envoltorio de plástico pero no permite estirarlo tanto”, explicaba Laetitia Bonnaillie, co-líder del estudio e ingeniera química del USDA a la CBC.

Aunque el proyecto todavía permanece en fase de prueba, supone una gran alternativa sostenible a los envases de plástico que son un desperdicio, un gasto para el medio ambiente y, en ocasiones, muy contaminantes para los alimentos.