Todos tenemos nuestros consejos y trucos para tratar de evitar la resaca: beber agua antes de ir a la cama, tomar una aspirina/ibuprofeno (con precaución) o absorber el alcohol con una rebanada de pizza y con queso a las 6.00 am. También hay gente que opina que beber vino antes de la cerveza o cerveza antes del vino hace que no tengas resaca. Pero, un nuevo estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition ha confirmado que no importa si tomas vino o cerveza primero, si bebes en exceso, la resaca la tendrás de todas formas.

El estudio fue realizado por investigadores en Alemania en la Universidad Witten durante el verano de 2017 descubriendo que no había «modelos de resaca” ni remedios efectivos». Y, además, quisieron probar si la frase «cerveza antes de vino» funcionaba a la hora de decir adiós a la resaca.  Para ello reunieron a 90 voluntarios entre la edad de 19 y 40 años, dividiéndolos en dos grupos de control. Todos los grupos tuvieron que dejar de consumir alcohol durante una semana antes de que comenzara el estudio, luego, los miembros de uno de los grupos bebieron cerveza después de vino y, el otro, bebió vino después de la cerveza. Tras esto, todos ellos tuvieron que registrar cómo de borrachos se sentían, en una escala del 1 al 10 (si vomitaban, se demostró que puntuaban en el extremo superior de la escala).

Los voluntarios comieron comidas estandarizadas (con variaciones según los «requisitos de energía»), y fueron monitorizados durante la noche por razones de seguridad. Después de una semana de descanso, regresaron para el segundo día del estudio e hicieron todo lo contrario. En ambos casos se estudiaron sus resacas en función de ocho factores (entre ellos, náuseas, dolor de cabeza y sed). Tras todo esto, los autores de este estudio desacreditaron esto dichos y explicaron que para reducir verdaderamente las posibilidades de tener resaca, debe prestar atención a factores como la «embriaguez percibida» y los vómitos. ¿En otras palabras? Si te encuentras mal por la noche, espera encontrarte mal también al día siguiente.