Ya ha llegado ese momento del año otra vez, has recibido tu invitación para la Recepción de la Casa Real y aún tienes que repasarte esas complicadas reglas de etiqueta y protocolo antes de avergonzarte delante de la realeza.

Bueno vale, sabemos que no vas a comer en el Palacio Real en el futuro próximo, pero hay unas cuantas cosas que deberías tener siempre en mente cuando te sientes en una comida o cena formal.

– No pongas los codos en la mesa en ningún momento de la comida, solo tus manos y tus antebrazos deberían estar sobre la superficie.

– No utilices la servilleta como babero. Esto se ve bastante mal en comidas formales, mejor ponte la servilleta en el regazo.

– Utiliza tus cubiertos para comunicarte con el camarero. Cuando no has acabado de comer mantén tu tenedor y cuchillo formando una A mayúscula: tenedor a la izquierda y cuchillo a la derecha. Cuando has terminado coloca tu tenedor y cuchillo juntos en la marca de las 4:20, la de las 6:30 también está aceptada. El filo del cuchillo debería estar mirando hacia el tenedor. Cuando estés usando una cuchara pon la concavidad mirando hacia arriba.

– Si alguno de tus utensilios se cae al suelo no lo recojas, pídele uno nuevo al camarero y él o ella recogerá el sucio.

– La comida siempre se lleva a la boca y no al revés. Utiliza tus cubiertos para comer y no inclines la cabeza para estar más cerca del plato.

– El cuchillo siempre se usa con la mano derecha y nunca se mete en la boca. El tenedor siempre se usa en la mano derecha al no ser que este acompañado del cuchillo, momento en el que se cambia a la izquierda.

No gesticules con los cubiertos en la mano.

– Corta el pedazo de pan que vas a comer antes de llevártelo a la boca y no lo uses para mojar, solo úsalo para empujar.

Masticar con la boca abierta va en contra de las reglas de etiqueta en los países occidentales.

– Coge siempre las bebidas con la mano derecha. Con esta intención los vasos siempre se posicionan en ese lado.

– No hables demasiado alto, leas durante la cena, o….

Bueno, hay muchas muchas más cosas que podríamos decir, pero vamos a dejarlo por ahora. ¡Feliz cena!