Si estabas pensando probar alguna cerveza irlandesa en este día de San Patricio no vas a querer perderte estas cervezas negras y rojas de la tierra de los celtas:

Guinness Draught Stout: ya has oído hablar de ella, te garantizamos que cualquier bar irlandés venderá esta cerveza. Es muy densa, cremosa y oscura. Una de las más populares y conocida en todo el mundo.

Beamish Irish Stout: es similar a la Guinness negra pero con un sabor a canela picante. Se dice que la espuma de la cerveza dura más que la de una Guinness. Esta cerveza es originariamente de Cork.

O’Hara’s Irish Stout: lleva el nombre de los fundadores de la cervecera, esta cerveza negra es densa, cremosa y definida con un sabor robusto. Es el buque insignia de esta cervecera.

Murphy’s Irish Stout: muy diferente de su competidor directo (Guinness), menos pesada y menos amarga con un sabor con toques de caramelo y malta. Su fábrica también está en Cork y es propiedad de la cervecera Heineken.

Porter House Brewing Co. Oyster Stout: una de las cerveceras independientes más grandes de Irlanda. Esta cerveza esta hecha con ostras frescas. Pero no te preocupes si no te gustan mucho, el sabor apenas se percibe y podrás disfrutar de una cerveza cremosa y completa.

Great Lakes Conway’s Irish Ale: cerveza de malta de color rojizo con sabor a tofe y caramelo y un toque de cítrico. Con una espuma de hasta tres dedos de alta, esta cerveza tiene además la cantidad justa de lúpulos.

Smithwick’s Irish Ale:  caracterizada por toques sutiles de malta y caramelo y algo de amargura que añaden los lúpulos. Un sabor muy refrescante con un atisbo de café. Su espuma es muy densa.

Kilkenny Irish Cream Ale: esta es una de las cervezas más antiguas, ya que data del siglo XIV. Puede ser similar en sabor a la Smithwick’s pero con menos lúpulos. Es dulce y cremosa, compensada con algo de amargura. Una cerveza suave y fácil de beber.