El futuro avanza a pasos agigantados, tanto que la tradicional botella de agua quedará, muy pronto, en el olvido de todos a favor de pequeñas cápsulas comestibles de agua. Curioso, ¿verdad? Pues sigue leyéndonos para enterarte de cuándo exactamente tendrá lugar este acontecimiento.

Más o menos, ya mismo. Sí, el futuro del agua está preparado para lanzarse al mercado en formatos tan divertidos como, aparentemente, increíbles; y es así como la botella de agua pasará a mejor vida para dejar paso a Ooho, el nombre que recibe la nueva forma de beber agua en pequeñas cápsulas comestibles que pronto veremos a la venta gracias a la labor de Skipping Rocks Lab.

Y hablamos de un futuro inminente porque para hacer referencia a esta creación hay que remontarse al año 2014, cuando tres estudiantes londinenses desarrollaron un prototipo de botella de agua diferente como alternativa al plástico. ¿Resultado? Pequeñas cápsulas, bolas, de membrana gelatinosa con agua en su interior tan potable como la que ingerimos actualmente.

El diseño de estas cápsulas permitirá poder consumirlas directamente sin miedo a poner en riesgo nuestra salud, ya que el objetivo, repetimos, es erradicar el uso de plásticos y guiñar un ojo al medio ambiente. Esto es, acabar con los 89 millones de botellas de plástico que se venden en el mundo.

Y así es como esta creación, a base de algas y con una fuerte inspiración en la naturaleza y con la técnica de esferificación, utilizada en la cocina molecular, como eje central del proceso de fabricación se convertirá en el futuro del consumo de agua.

Está claro que beber agua ya no será lo mismo, pero tiene pinta de ser mejor.

Ooho! Experience from Skipping Rocks Lab on Vimeo.