Hasta que el coronavirus llegó a nuestras vidas, eran muchos los ciudadanos que tenían una imagen distorsionada de la relevancia del sector agroalimentario (había quienes incluso lo relacionaban únicamente con los tiempos pasados). Sin embargo, y por suerte, la (aún) actual crisis sanitario-económica ha puesto en evidencia la gran importancia que tiene proteger este sistema de manera robusta: el sector ha demostrado tener un baluarte social y económico (¿quién no recuerda aquellos momentos de incertidumbre con los estantes del supermercado vacíos?), surtiendo de alimentos en cantidad, calidad y con garantías a una población confinada.

Los estallidos sociales que hubiera provocado la carencia de alimentos hubiesen sido tremendos: siempre hemos estado acostumbrados a abrir el grifo y que salga agua, a ir a comprar y ver los estantes repletos de productos… Y, por todo lo anterior, en los tiempos que corren es fundamental apoyar a nuestros productores y artesanos. Algo que, desde hace unas semanas, Castilla-La Mancha nos pone muy fácil (y cómodo): la región cuenta ahora con ‘Campo y Alma’, una marca de garantía que nos pone en bandeja los productos con Denominación de Origen Protegida o Indicación Geográfica Protegida que se producen, elaboran o transforman allí.

‘Campo y Alma’, o cómo comer bien a golpe de clic

Y su nombre aúna en dos palabras la definición perfecta de lo que es Castilla-La Mancha: el campo, con una comunidad rural, con el agroalimentario como sector motor de la economía y el mundo rural con las raíces de la tierra; y, por otro lado, el alma de la esencia como región. En resumen, una «marca de marcas» que cuenta con una doble garantía de calidad para el consumidor, ya que todos sus productos cuentan con un sello de calidad como DOP o IGP.

Todos sus artículos (verduras y hortalizas, vinos, quesos y lácteos, carnes, aceites, conservas, frutas, jamones y charcutería, miel, azafrán, frutos secos, panadería y repostería…) son elaborados con mimo en la Comunidad Autónoma. Y ahora podemos hacernos con ellos sin necesidad de movernos de casa, directamente desde su Market Place, a golpe de clic (ojo, porque no todos los que encontraremos en la plataforma cuentan con estos sellos de calidad). Por eso, y para hacerlo todo aún más sencillo si cabe, en TAPAS vamos a ofrecerte durante las próximas semanas (del 6 al 17 de diciembre) la mejor selección de productos que puedes adquirir a través de este medio.

Del campo a la mesa, la calidad como «ese algo más»

Porque aunque todos somos capaces de saber cuándo estamos ante un buen alimento (como esos tomates que saben a tomate…), aquellos que cuentan con una «calidad diferenciada» poseen un carácter y calidad singulares, que pueden deberse a su origen, a la manera de producirse o a ambas cosas. Su diversidad suele ir asociada a la utilización de variedades y razas propias de la zona, así como a un procesado artesanal.

En definitiva, especificidad, autenticidad y tradición, condiciones que los consumidores demandan cada día más y que ‘Campo y Alma’ cumple a rajatabla. Un fiel reflejo de la riqueza gastronómica de la región que se traduce en productos agrícolas y ganaderos ecológicos, obtenidos con procesos respetuosos con el medio ambiente, que limitan el impacto a los recursos naturales, favoreciendo la biodiversidad y manteniendo los equilibrios biológicos. De diez.

Deja un comentario