Un equipo de investigadores europeos se propuso determinar cómo las diferentes condiciones de crecimiento afectan al sabor de los granos de cacao llegando a una sorprendente conclusión: el clima caluroso y la sequedad del ambiente aumentan la cantidad de compuestos de sabor en el chocolate. “Los granos de cacao se producen en todos los trópicos húmedos en diferentes condiciones ambientales determinadas por la región, la estación y el tipo de sistema de producción”, explican los autores del estudio.

Cómo es lógico el clima afecta a cómo crece una planta y, el exceso de frío, de calor, de humedad o la falta de ella hace que una planta desarrolle mejor que otra. Pero lo más complicado de todo esto es determinar cómo el clima afecta a los sabores de los frutos de estas plantas al ser las variables más sutiles. En el mundo del vino, a una buena cosecha se le puede atribuir una cierta brisa o una mayor o menor exposición al sol, por ejemplo. Pero, ¿qué pasa con el chocolate? Los investigadores descubrieron que a medida que aumentaba la temperatura y disminuía la humedad del suelo, aumentaba la cantidad de fenoles y otros antioxidantes del cacao que contribuyen a la mejora del sabor del chocolate. Estas diferencias, dicen los investigadores, podrían contribuir a la variabilidad en el sabor del grano del cacao.