El país de los Pirineos, Andorra, tiene mucho que ofrecer a quien busca un plan en familia para celebrar el día del Padre. Y el campo base perfecto para disfrutarlo a tope es el spa termal Caldea, el mayor de Europa, que cuenta con un espacio solo para adultos donde los padres podrán desconectar mientras sus hijos disfrutan en Likids, un spa diseñado para niños de entre 3 y 8 años.

Una jornada de desconexión, aventuras y relax no puede empezar mejor que con una visita al espectacular mirador del Roc del Quer, en Canillo, una larga pasarela acristalada de 20 metros de largo con un saliente que produce la sensación de estar literalmente suspendido en el aire, mientras se contemplan unas increíbles panorámicas de los valles nevados.

Los amantes de la nieve tienen en Grandvalira-El Tarter un sinfín de posibilidades más allá del esquí, desde un paseo en raquetas de nieve o, para los que viajan con los más pequeños, una excursión en trineo tirado por perros. Para reponer fuerzas, el spa dispone de una amplia variedad gastronómica que gustará tanto a pequeños como a adultos. Y los que no se resistan a los sabores exóticos pueden sentarse en una de las mesas del restaurante tailandés-japonés situado en INÚU, el spa solo para adultos de Caldea.

Por supuesto, en Andorra no hay que dejar la oportunidad de ir de shopping, buscando las últimas tendencias y promociones en moda y complementos, perfumería y electrónica.

Y para finalizar la jornada, nada como buscar la relajación en uno de los múltiples espacios del centro termal Caldea, que se adaptan a la edad y necesidades de cada uno. Mientras los pequeños de la casa se sumergen en las experiencias del spa concebido específicamente para ellos, los adultos quedarán cautivados por el centro Termolúdico y por el spa ‘adults only’ INÚU, que ofrece vistas a los paisajes nevados desde la laguna exterior. Talleres de mindfulness, auto-shiatsu o sobre super alimentos son algunas de las apetecibles actividades que podrán disfrutar, junto a tratamientos sensoriales y de belleza.