Apareció en Japón allá por los años 90 fruto del cruce entre el eterno brócoli y un tipo de col oriental llamada kai-lan. Pero no ha sido hasta hace unos pocos años que el bimi, también conocido como ‘tenderstem’, se ha subido al carro de las “superverduras”. Todo se lo ha ganado a pulso gracias a su infinitas bondades para el organismo. Desde su tallo, comestible, tierno y con un sabor más suave y dulce que el brócoli, hasta el florete.

En España se cultiva principalmente en la región de Múrcia, aunque también podemos encontrarla en zonas próximas a la costa mediterránea. Pero lo mejor es que se puede encontrar los 365 días del año, ideal para aquellas personas que buscan el bienestar a través de la alimentación.

Es una de las mejores fuentes vegetales de vitamina E, evitando así la degeneración de las arterias como del cerebro. Supera a su hermano mayor el brócoli en zinc, ácido fólico y vitamina C. Y cuenta con 10 nutrientes esenciales, fibra vegetal, calcio y antioxidantes que lo convierten en un gran aliado para prevenir enfermedades cancerígenas. Pero a lo que vamos, ¿cómo prepararla en casa y exprimirle todos sus beneficios?

Para empezar, es importante tener en cuenta que cuanto menos tiempo de cocción-al igual que la coliflor y el brócoli-mejor. Lo que viene a ser un vuelta y vuelta de toda la vida. Esto es para que no pierda sus propiedades por lo que recomendamos cocinar entre 3 y 5 minutitos, ya sea a la plancha, vapor, hervido o salteado. Una de las formas con las que más podrás saborearlo será si lo cocinas a la plancha con un chorlito de aceite de oliva y sal. Pero también puedes darle a la imaginación ya que combina  a la perfección con pescados y carnes, siendo la guarnición perfecta. Como sabemos que uno no siempre cuenta con imaginación cuando se trata de poner las manos en la masa, hemos decidido compartir dos recetas para facilitar tus próximas visitas a la cocina. Toma nota y triunfarás.

Bimi en tempura  

Ingredientes:

  • 400 gramos de Bimi
  • 50gr. de harina común
  • 50gr. de maicena,
  • 175 ml de agua muy fría (agua carbónica a ser posible)
  • Aceite para freír
  • Una pizca de sal

Modo de preparación:

Mezclar las harinas en un bol, con una pizca de sal. Hacer un hoyo en el centro y poner el agua fría, remover hasta conseguir una masa sin grumos.
Enharinar el florete de Bimi: pasarlo por la mezcla de harinas y agua.
Seguidamente freír durante 3 ó 4 minutos en una sartén a fuego alto con aceite.
Servir caliente.

Bimi envuelto de ibérico 

Ingredientes:

  • 200 gramos de Bimi
  • 50 gramos de jamón ibérico
  • Sal escamada
  • Aceite de oliva virgen extra.

Modo de preparación:

En una plancha introducimos las lonchas de jamón ibérico y las cocinamos vuelta y vuelta 1 minuto por cada lado, reservamos. Lavamos los tallos de Bimi y los cocinamos en la plancha durante 4 minutos.

A continuación comenzamos con el emplatado. Cogemos cada Bimi y envolvemos sus tallos con las finas lonchas de ibérico. Los servimos en una sartén con una cama de granada para darle un toque de color.