De la mano de la recién creada startup Gïk Live! nos llega el primer vino azul del mundo. Un vino suave, fácil de beber, libre de reglas y, sobre todo, joven.

El resultado de la unión de un grupo de cinco jóvenes cansados de beber siempre las tradicionales pautas del vino es Gïk, un vino azul, es el primero a nivel mundial, que nace con el objetivo de satisfacer los paladares más afines al vino pero rompiendo las reglas hasta ahora establecidas.

Cualquier momento es bueno para mancharse el paladar de azul, de esencias suaves y fáciles de asimilar, y alegrarse la vista con su intenso color.

Elaborado con diferentes tipos de uva este vino ha necesitado de la dura investigación de dos años y la ayuda de la tecnología para ofrecer una bebida cuya seña de identidad más arraigada es la diferencia que establece, ya a simple vista, con el resto de vinos.

Gïk Live!  nos anima a saborear los mismo aromas de siempre pero presentados de diferente manera, redescubriéndonos una nueva y rebelde manera de beberse la historia.