¿Un sueño (y nunca mejor dicho) hecho realidad? Poder echarnos una siesta en el mismo lugar donde tomarnos un café al despertarnos para despejarnos, y Tokio lo tiene.

En verdad, Japón tiene de todo. Desde un museo dedicado exclusivamente al ramen, como ya anunciamos la semana pasada, hasta restaurantes temáticos inusuales con todo tipo de personajes; así que por qué no va a tener un café-siesta si encima todos lo vemos práctico y hasta necesario.

Al menos es la última noticia sobre creaciones japonesas que llega desde RocketNews24: Nescafé y France Bed han hecho posible que Nescafé Harajuku se convierta en el bar con el que todos hemos soñado alguna vez, echar una cabezadita rápida y tomarnos el café que nos despeje de inmediato.

 

Fuente de la imagen: @mio_com

 

El concepto, convertido en pop up, permite dormir una siesta de dos horas en una de sus diez camas equipadas con electrónica, luz propia y música relajante, con sólo pagar ocho euros y pedir una consumición, un café.

¡Dulces sueños!