Siempre hemos escuchado un sinfín de prescripciones médicas, consejos, recomendaciones y prohibiciones a seguir durante la etapa de gestación con el fin de no dañar o entorpecer la correcta formación del bebé, siendo una de las prohibiciones más sonadas la no ingesta de alimentos crudos durante el embarazo. Y como resistirse a la comida japonesa puede ser una tortura de nueve meses, Banzai ha puesto solución a este problema para que sucumbas a tus antojos bien sentada a la mesa.

¿Quién dijo que la comida cruda no era para embarazadas?

Con utensilios e ingredientes aptos para la salud y el cuidado de la madre y el feto, Banzai adapta muchos de sus platos de carta a las medidas de precaución que toda embarazada debe seguir.

¿Quién dijo que la comida cruda no era para embarazadas?

Los dos locales de la casa, uno en la calle Recoletos y el otro en el barrio de Malasaña, cuenta con estas adaptaciones y un menú degustación apto para embarazadas por 25 euros por persona.

¿Quién dijo que la comida cruda no era para embarazadas?

De entre estos platos adaptados destacan la tempura tigre, niguiri de huevo de codorniz, diferentes rolls y ensaladas, entre otros platos.

¿Quién dijo que la comida cruda no era para embarazadas?

Con estas medida de uno de los restaurantes insignia de sushi y sake en la capital, Banzai guiña un ojo a los antojos de las embarazadas acercando s sus paladares la comida japonesa.

¿Quién dijo que la comida cruda no era para embarazadas?

Además, Banzai ya ha abierto un local en Sevilla, en la calle José Gestoso, 3, con horario de martes a domingo.