La peor vista de mundo!” Este es el sorprendente reclamo promocional que hace The Walled Off en su página web. La última creación del artista callejero Banksy, situada a las afueras de Belén. Un hotel con vistas al muro de Cisjordania que separa los territorios israelíes y palestinos y que pretende, según el comunicado oficial del artista, “contar la historia del muro desde ambos lados y dar a los visitantes la oportunidad de descubrirla por sí mismos”. Con un total de diez habitaciones, este peculiar alojamiento se divide en tres plantas decoradas con obras nuevas y antiguas del artista. Pinturas que ponen de relieve la cuestión (y problemática) del muro y el tema colonial, así como decorados que recuerdan a un club británico. Entre los espacios destacan un restaurante, un museo, la galería de arte y el piano bar (con cámaras de control incluidas), todos abiertos al público; pero también la suite presidencial, la sala de cine y las habitaciones superiores, que colindan con las garitas de control. Una obra artística construida en 14 meses y cuya inauguración–20 de marzo– coincidió con el centenario de la Declaración de Balfour, momento en el que los británicos tomaron el control de Palestina. ¿El precio? Nada más y nada menos que 28 económicos euros (banksy.co.uk).

Auténtica fusión

El hotel, un antiguo taller de cerámica, combina paredes con estampados y formas geométricas muy coloridas, decoradas con objetos como cámaras de seguridad y drones.