Vacaciones. Sol. Calor. Agua. ¿Su mezcla? Es la combinación perfecta, encargada de pieles morenas, cabellos rubios y energías renovadas. ¿Cómo consigo disfrutar aún más? Con comida. No cualquiera y desordenada, sino con el picnic perfecto, que hará que tus días de playa o piscina sean redondos.

A la hora de proponer alimentos para hacer un picnic, caemos en tópicos, comida precocinada, bolsas de patatas fritas… No nos damos cuenta de que se puede comer bien, bueno, y barato al lado del mar. ¿Cómo? Te damos todas las opciones para un picnic de cine:

1. Sí a los blocks helados. Efectivamente, como lees. Los bloques de hielo o bolsas de gel helado son mucho más útiles que los propios hielos. Recuerda que tu mini nevera estará mucho tiempo al sol, y las bolsas de hielo solo traerán un charco donde el resto del contenido quedará flotando y, según lo que sea, estropeado. El hielo en cubos solo en jarras y para el jardín.

2. Aperitivos esenciales. Smothies, gazpacho, pan, aceitunas, ensaladas, brochetas frías, queso… estas son algunas de la recetas fáciles de preparar que no pueden faltar. Nada como un buen día de mar o piscina en el que estás hambriento, y gracias a estos tentempiés, recuerdas lo bien que se está cuando se está bien.

3. Sándwiches, tortilla de patata. Dos clasicazos con los que serás el rey del la playa. Apuesta segura y cómoda. Eso sí: prueba con alguna receta nueva, añade salsas originales o mezclas que dejen a los demás con ganas de más.

4. Bebidas y postres, tan naturales como sea posible. Todos nos imaginamos un picnic con copas, pastel y demás productos, con los que el cine nos ha engañado, a no ser que el picnic sea en el jardín de casa. Recuerda: menos es más.