No hay nada como viajar, y no hay nada como hacerlo a unos de los destinos más naturales de nuestro país, Asturias, en busca de las mejores sidrerías. Por eso, adentrarse en esta misión supone todo un viaje, sobre todo, sensorial, que no nos hemos querido perder y del que hemos sacado varias notas en claro: la comunidad cuenta con más de 500 sidrerías, siendo 21 de ellas las más destacadas por su especial atención y cuidado tanto en la bebida en sí como en su escanciado.

 

La sidra no sólo es la bebida por excelencia de Asturias, la que más representa a esta zona norte del país, también es un ritual que ha de degustarse con calma, dejando que se deslice por la boca para captar todos los sabores y con la importante premisa de conseguir todos estos requisitos tomándola de un sólo trago. Tan difícil como agradable. Por eso, no es fácil encontrar muchas réplicas iguales, dentro y fuera de territorio astur, que permitan este intenso proceso al probarlas. Al igual que sus cunas, las sidrerías, que son un ecosistema social en sí mismas donde la gente no sólo se reúne para beber -esta bebida típica- sino también para conversar los unos con los otros y compartir risas y cantos. No son bares, son el mejor lugar en el que dejarse caer para disfrutar del ambiente asturiano.

 

De tantas, queremos destacar la importancia de 21 de ellas. Las que pertenecen a la Marca de Calidad Sidrerías de Asturias, un club de acceso restringido al que se accede tras haber pasado una auditoria, asegurándose así que las sidrerías cuenten con un mínimo de calidad. Las 21 casas de sidra que mejor representan la calidad histórica de esta bebida, su delicado tratamiento y su meticuloso proceso de producción y servicio, defendiendo el escanciado natural, esto es, sin máquina.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Llagar La Morena (Siero). Lo que en su día, hace muchos años, fue un salón de baile hoy es lugar donde reverenciar a la sidra desde hace ya cinco generaciones.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Cabañaquinta (Gijón). Además de la sidra, este restaurante es una buena opción para aperitivos, comidas y cenas contundentes.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Vega Redonda (Cangas de Onís). Su seducción viene de la mano de las especialidades que se sirven en esta sidrería situada a la vera del río Güeña, un afluente del Sella. 

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

El Cartero (Gijón).  Su propietario es un auténtico catador de sidra, por lo que el escanciado es toda una obra de arte visual en este local.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Tierra Astur-Avilés (Avilés). Esta sidrería está dividida en dos plantas y en una de ellas incluye una pequeña tienda.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Tierra Astur Parrilla (Oviedo). La parrilla y la sidra son las dos protagonistas de este restaurante de amplia oferta gastronómica.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

La Villa (Navia). Esta sidrería está especializada en pescado, merluza, y, por supuesto, en esta bebida tan típica.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Parrilla Muñó Poniente (Gijón). Este establecimiento es un clásico en la ciudad desde hace más de 20 años.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Casa Ataulfo (Gijón). La materia prima es fundamental en este local, tanto que el producto es para sus regentes lo más importantes. Qué mejor que acompañarlo de una sidra bien fría.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

La Barraca (Nava). Las dos hermanas dueñas de esta sidrería son las dos personas consideras como las mejores en el arte de servir esta bebida.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Tierra Astur-Gascona (Oviedo). En esta sidrería la sidra y la cocina protagonizan todos los eventos de la zona en cualquier temporada del año.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Tierra Astur-Poniente (Gijón). En este local la sidra es la auténtica y (casi) única protagonista ya que se trata de un destino genuino para su cata.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Sidrería Plaza (Nava). Su comida casera es tan buena que está al mismo nivel que su sidra.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

El Valle (Oviedo). Esta sidrería presta especial atención a todos los detalles que tienen que ver con su producción.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Tierra Astur-Águila (Siero). En este restaurante se puede comer en grandes toneles de sidra y tener más de 3.000 botellas colgando del techo.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

La Noceda (Oviedo). Cocina asturiana y sidra juntos en un mismo espacio. ¿Se puede pedir más? Sí, excelencia, y también la tienen.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

La Manzana (Oviedo). Es más que una casa de comidas, es una tienda de productos artesanos asturianos, además de sidrería.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

La Pumarada (Oviedo). Un indispensable punto de encuentro para amantes de esta bebida y del buen comer.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

El Pigüeña (Oviedo). Está situada en el Bulevar de la Sidra desde sus orígenes en 1989. Mucho queso, pescado y carne.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Sidrería La Pomar (Langreo). No sólo de sidra vive esta casa, también de una amplia variedad de vinos. Sin olvidar sus tapas.

Asturias: un viaje por el maravilloso mundo de la sidra

Sidrería Casa Cortina (Villaviciosa). El cuidado que tienen sobre sidra hace que sea uno de las 21 mejores localizaciones para saborearla.