El confinamiento domiciliario que vivimos a principios de 2020 a consecuencia de la pandemia trajo consigo rutinas que, poco a poco, se han ido afianzando en nuestros hábitos diarios. Una de ellas fue la de hacer pan casero, lo que provocó que se popularizaran las panificadoras hasta el punto de colocarlas como el producto estrella de muchos comercios. También de Lidl, claro: el éxito de la suya fue tal que la compañía alemana ha decidido volver a ponerla en venta ahora.

Este electrodoméstico nos brinda la posibilidad de cocinar panes (con o sin gluten, con trigo integral o centeno…) de hasta 1.500 gramos gracias a su potencia de 850 W. Además, también nos da la opción de preparar yogures naturales o con frutas y mermelada casera con solo pulsar un botón. Por eso, y porque sabemos que a muchos de nuestros lectores les encanta sorprender a los suyos en las cosas del comer, te proponemos tres recetas que no dejarán indiferente a nadie. Un éxito asegurado.

Brioche de mascarpone

Ingredientes:

  • 120 ml de leche semidesnatada
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 520 gramos de harina de fuerza
  • 80 gramos de azúcar
  • 7 gramos de levadura seca de panadero (o 21 de levadura fresca)
  • 2 huevos
  • Un pellizco de sal

Elaboración:

  1. Introduce en la cubeta de la panificadora los ingredientes en el siguiente orden: 120 ml de leche semidesnatada, un huevo y una clara de otro, 250 gramos de queso mascarpone y 520 gramos de harina de fuerza.
  2. Después, añade 80 gramos de azúcar, un pellizco de sal y 7 gramos de levadura seca de panadero (o 21 de levadura fresca).
  3. Escoge el programa de amasado con levado, que dura aproximadamente una hora y 50 minutos, y cuando haya terminado deja la masa en la cubeta hasta que doble su tamaño (es decir, otra hora más).
  4. Una vez haya doblado su tamaño, saca la masa de la cubeta, quítale el gas aplastándola un poco y haz bolitas. Ponlas de nuevo en la cubeta (o en un molde de horno) y déjalas ahí durante otra media hora.
  5. Pinta la masa con la yema de huevo y hornea en la panificadora, en el programa hornear, o en el horno durante 25 minutos a 180º C. ¡Et voilà!

Pan de pipas y piñones

Ingredientes:

  • 360 ml de agua
  • 20 gramos de mantequilla
  • 630 gramos de harina de fuerza
  • 21 gramos de levadura fresca
  • 80 gramos de mix de semillas
  • 5 gramos de sal
  • 10 gramos de azúcar moreno

Elaboración:

  1. Saca el recipiente fuera de la panificadora y vierte el agua y la mantequilla tibia. Añade la harina de fuerza, la levadura desmigada e introduce la cubeta. Selecciona el programa 1 con peso en 1000 g y nivel de tueste medio. Amasa y deja reposar.
  2. Sigue con el segundo amasado tras escuchar la señal de aviso y el mensaje “ADD” en tu panificadora. Para ello, ábrela e introduce el mix de semillas, la sal y el azúcar. Vuelve a cerrar y deja que el programa continúe.
  3. Tras el segundo amasado y segundo reposo, la máquina señalizará con las letras “RMV” que es el momento para retirar las varillas de amasado. Retíralas y perfila la forma de la masa si es necesario.
  4. Vuelve a cerrar para proceder con la tercera fermentación y el horneado, hasta que el programa seleccionado finalice. Una vez terminado el proceso, desmolda con cuidado, deja enfriar sobre una rejilla y… ¡a disfrutar!

Mermelada de tomate

Ingredientes:

  • 1 kg de tomate
  • 1 kg de azúcar
  • 1 lima
  • 2 cucharaditas de jengibre
  • Media cucharadita de canela
  • 2 hojas de gelatina

Elaboración:

  1. Calienta agua en un cazo para escaldar los tomates y pelarlos fácilmente. Mientras tanto, realiza un corte en forma de cruz en la base de los tomates. Cuando el agua esté caliente, introdúcelos durante 30 segundos. Retira y pela. Trocea los tomates para añadirlos a un vaso de batidora y deja que la turbina haga el resto.
  2. Antes de añadir los ingredientes a la panificadora, diluye la gelatina en un poco de agua durante unos minutos. Ralla el jengibre y exprime la lima.
  3. Extrae la cubeta de la panificadora para introducir el tomate batido, el jengibre rallado, el zumo de la lima, el azúcar, la canela y la gelatina previamente escurrida.
  4. Vuelve a colocar el recipiente en la panificadora y selecciona el programa número 11, para mermeladas. Espera a que transcurra el tiempo seleccionado y guarda tu mermelada en tarros de cristal.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta