¿A qué sabe una piedra? ¿Y un puñado de tierra de la zona de Conca de Barberà? Si te cuesta imaginarlo quizá lo que necesites para descubrirlo es descorchar la nueva colección de cavas de prestigio Ars Collecta Codorníu. Un valioso proyecto que la empresa familiar lleva más de una década gestando y que se compone de un total de 5 cavas: por un lado, Jaume Codorníu, que rinde homenaje al terruño y a los orígenes de la casa; tres monovarietales que han envejecido durante más de 90 meses; y 465, la joya de la corona, un coupage de vinos de tres fincas con uvas y climas distintos del que solo hay 1.000 botellas disponibles.

Los tres monovarietales han sido incluidos en la categoría de “Cava de Paraje Calificado”, un distintivo recientemente propuesto que certifica el nivel de excelencia de los mejores cavas del sector.

Tres tierras, tres climas, tres viñedos que dan lugar a tres variedades de prestigio: Finca La Pleta es una pequeña parcela de Chardonnay en uno de los mejores terrenos de la zona de Segrià. La vid está plantada sobre suelos francos, arcillosos, poco profundos, con muy poca materia orgánica; Finca La Fideuera es una pequeña joya escondida en el Alt Penedès, donde el Xarel·lo muestra toda su expresividad, acidez y elegancia. Las cepas de más de 25 años están en plena madurez y sus raíces se hallan profundamente unidas a este suelo calizo y noble que aporta estructura y riqueza; Finca El Tros Nou es una viña singular de Pinot Noir ubicada en una de las zonas más frías de la D.O. Cava: la Serralada de Prades. Su particularidad más destacada son sus suelos de “llicorella” que otorgan al Pinot Noir un toque mineral muy característico.

La unión de estos tres cavas forman la cúspide de la nueva colección: 456, cuyo nombre simboliza el número de vendimias que la casa Codorníu lleva celebrando desde 1551 hasta 2007. La cantidad que se pone a la venta es muy limitada, 1.000 botellas, y con un precio de 175€, probablemente el más caro de la historia.

“Con estos tres cavas de paraje calificado ponemos en valor los casi 500 años de saber enológico de la casa Codorníu. Este reconocimiento supone un antes y un después en la historia del cava, nos ayuda a romper el falso mito de que sólo hacen artesanía y calidad las bodegas pequeñas, y que aquellas de dimensiones mayores somos todas iguales”, explicaba Javier Pagés, director general del grupo Codorníu Raventós.

Una celebración de 5 cavas dedicada a quienes disfrutan y aman este oro espumoso que nos da la tierra.