Hace cuatro años, la pareja que se convirtió en uno de los duetos más mediáticos e influyentes de todos los tiempos anunciaba el lanzamiento de un vino rosado creado con uvas de los viñedos de la finca -1.200 hectáreas- que ambos tienen en propiedad en el sudoeste de Francia y en colaboración con el viticultor de la finca Marc Perrin. Hoy, y tras un divorcio bastante turbulento, la pareja ha decidido continuar con sus negocios anunciando así la creación de un nuevo producto: un aceite de oliva.

Ha sido la revista People quien habría publicado la noticia gracias a las declaraciones de uno de los miembros de la familia Perrin a Fance Press. “Brad y Angelina están comprometidos con mantener su patrimonio porque es una sabia inversión para su familia», afirmaba.

Miraval, que es como han bautizado al aceite, está elaborado a partir de una mezcla de siete tipos de aceitunas todas ellas cultivadas orgánicamente en el Cheateau Miraval (de ahí el nombre), la finca que Angelina Jolie y Brad Pitt mantienen actualmente y en la que se casaron el pasado año 2014. El aceite, presentado en una botella negra opaca, ya está a la venta en Francia. Ahora, solo puede adquirirse en las dos tiendas de la familia Perrin y habiéndolas encargado previamente en un pack de tres botellas.