La primera comida del día es clave si quieres mantenerte con fuerzas y buen humor a lo largo de toda la jornada. Por eso, no lo dudes, coge boli y papel y toma nota de todo lo que debes añadir a tu dieta mañanera si quieres estar lleno de energía:

#1 Té blanco

Café, té verde o… puedes innovar y probar durante, al menos, 15 días el té blanco. Contiene muchos más antioxidantes que el té verde o el negro y su alto contenido de catequina protege el cerebro del daño oxidativo y de la inflamación. Además, ¡está delicioso! 

 

#2  Avena

La avena es muy recomendable para mejorar el ánimo y darnos energía para todo la jornada ya que es rica en antioxidantes y, no sólo combaten la oxidación celular, sino que regula los niveles de azúcar, ayuda a reducir el colesterol y mantiene el peso a raya. Al no disparar el azúcar en sangre, evita los altibajos y, además, la avena es muy saciante, todo lo cual ayuda a controlar la ingesta y a reducir peso. A ello se suma el hecho de que la fibra de la avena mejora el estreñimiento.

 

#3 Chocolate

Si hay un momento perfecto para consumir chocolate ese es nada más despertarnos. Podemos consumir una onza de chocolate negro (eso sí que contenga mínimo un 85% de cacao puro) cada día sin que sea negativo para nuestro peso o salud. Puedes combinarlo con fruta o tazón de avena.

 

#4 Frutos del bosque

El poder protector de las pequeñas frutas del bosque hace muy recomendable su consumo habitual y gracias a ellas podemos mejorar también el ánimo y energía a través del desayuno. Son ricas en vitamina C, hierro, taninos y las campeonas en antioxidantes.

 

#5 Huevos

Incluir los huevos en tu desayuno es una decisión muy bien tomada. Nos aportan mucha energía y no provocan picos de glucosa en la sangre. Además, son fantásticos para mejorar la memoria. Comienza el día concentrado y reteniéndolo todo.