No sólo de vinos vive La Rioja.

También lo hace de agua, concretamente, de 22 Artesian Water, el agua mineral embotellada en La Rioja procedente de un manantial artesiano a temperatura constante de 22 grados centígrados.

La cuna de esta agua está en La Rioja y, más especialmente, a 750 metros de altitud en Sierra de Cameros, donde encuentra su nicho más propicio para dar rienda suelta a todo su potencial.

22 Artesian Water culmina su proceso de elaboración con una garantía muy exquisita que da sentido a su exclusividad: más de un siglo de recorrido alimentándose de los nutrientes y minerales de la tierra riojana.

La más significativo es su proceso de filtro, el cual convierte a 22 Artesian Water en un agua de mineralización intermedia, rica en calcio, flúor, magnesio, bicarbonato y sulfato, es decir, en la mejor opción de aguas minerales naturales conseguidas bajo un proceso natural centenario.