Febrero ha dado el pistoletazo de salida a las famosas calçotadas. Y muchos ya hna empezado a disfrutar de este manjar de la tierra que no es otra cosa que cebolletas tiernas. Eso sí, acompañadas de una salsa a la que muy pocos pueden resistirse.

Originaria de Tarragona, la salsa romesco con la que se embadurnan los calçots es una picada compuesta por tomates, cebollas, ñoras, almendras y avellanas tostadas y guindillas secas que, en realidad admite muchas variantes. Algunos quitan las avellanas, otros añaden más tomate o aceite para que esté más líquida…

En realidad todo depende del gusto. Y aunque los más adictos suelan prepararla en casa, puede que tú no seas tan cocinitas y prefieras ahorrarte el trabajazo que es prepararla. Para ello hemos elaborado una selección de salsas romesco con la que evitarás dejar la cocina patas arriba.

Abrir, mojar y listo: salsas romesco que te salvarán una calçotada

Salsa Romesco con almendras, ajo y pimiento, de Mar-Tret (3,75 €).

Abrir, mojar y listo: salsas romesco que te salvarán una calçotada

Romesco con avellanas, pimiento choricero, ajo fresco, tomates, pimentón, almendras, especias y Aceite de Oliva Virgen Extra, de La Chinata (3 €).

Abrir, mojar y listo: salsas romesco que te salvarán una calçotada

Salsa Romesco, de Ferrer (c.p.v).

Abrir, mojar y listo: salsas romesco que te salvarán una calçotada

Salsa Romesco para acompañar calçots, de Espinaler (2,95 €).

Abrir, mojar y listo: salsas romesco que te salvarán una calçotada

5. Salsa de calçots bio, de Casa Amella (c.p.v.).