McDonald’s siempre ha predicho lo que los clientes quieren pedir. Si pides una hamburguesa, te preguntarán si quieres papas fritas y una bebida. No es una mala suposición. Pero gracias a una reciente adquisición, el gigante de la comida rápida está a punto de llevar sus recomendaciones de comida a un extremo completamente nuevo, es decir, en base a conocimientos tecnológicos.

McDonald’s ha comprado Dynamic Yield, una compañía con sede en Nueva York y Tel Aviv basada en una plataforma de personalización mediante inteligencia artificial que se especializa en «tecnología de decisión». En términos sencillos, significa que en un futuro próximo, las pantallas de McDonald’s estarán más adaptadas a cada experiencia de pedido. Por ejemplo, la marca sugiere que los menús de McAuto muestren los alimentos según la hora del día, el clima, el tráfico actual del restaurante y los elementos del menú más vendidos, mientras que la «tecnología de decisión también puede sugerir y mostrar elementos adicionales basados en sus selecciones actuales».

La cadena de hamburguesas dice que es «una de las primeras compañías» en introducir este tipo de tecnología en las tiendas físicas. «La tecnología es un elemento crítico de nuestro Plan de Crecimiento de Velocity, que mejora la experiencia de nuestros clientes al brindarles una mayor comodidad en sus elecciones», dijo Steve Easterbrook, Presidente y Director Ejecutivo de McDonald’s, en un comunicado. «Con esta adquisición, estamos ampliando nuestra capacidad para aumentar el papel que jugará la tecnología y los datos en nuestro futuro y la velocidad con la que podremos implementar nuestra visión a la hora de crear experiencias más personalizadas para nuestros clientes». Curiosamente, aunque McDonald’s será el único propietario de Dynamic Yield, la compañía tecnológica continuará operando como una entidad independiente, y más allá de McDonald’s, Dynamic Yield afirma que también trabaja con más de 300 marcas en todo el mundo.