Cuántas veces llegamos a la comida con el estómago que habla, ruge, rechina… A veces nos saltamos tanto el almuerzo como la merienda, snacks igual de importantes en nuestra dieta, precisamente para no llegar con los dientes largos a la hora de comer o cenar.

Queremos que esto no vuelva a ocurrir, por eso ideamos algunos aperitivos sanos y sencillos. Toma nota para que no quedarte con hambre durante las horas muertas.

5 snacks sanos para picar entre horas

Corta la mozzarela en tantos trozos desees. Cubre cada trozo con una loncha delgada de jamón serrano o una loncha de pavo cocido (se trata de gustos). Puedes acompañarlo con unas olivas negras o unas uvas. Eso sí, comparte este snack con otros comensales ¡No te la vayas a zampar tú solo!

5 snacks sanos para picar entre horas

Toma unos 25 pistachos pelados y unas cinco rodajas de piña deshidratada. La fruta deshidratada contiene todos los nutrientes originales, simplemente pierde el agua. Esto hace también que el sabor dulce de la fruta se intensifique. Si no eres muy de pistachos, siempre puedes sustituirlos por 10 nueces, 15 almendras o 15 anacardos. Recuerda que los frutos secos no deberán estar ni tostados, ni fritos ni deberán contener sal añadida.

Bonus: la piña y los frutos secos son una fuente de antioxidantes para nuestro organismo.

5 snacks sanos para picar entre horas

El hummus se prepara a base de garbanzos, jugo de limón, sal y aceite de oliva. Todos estos ingredientes se pasan por la batidora hasta crear una pasta suave y cremosa. Se le puede además añadir un poco de pimentón dulce y otro chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima. Este plato árabe normalmente se acompaña con pan de pita, pero nosotros sugerimos que cortes zanahorias en juliana y rebañes con las tiras de la hortaliza el hummus.

5 aperitivos sanos para picar entre horas

Nada más rico y sencillo que una rebanada de pan tostada con un poco de aguacate untado. Sazónalo después al gusto: pimienta, sal y un chorrito de aceite.

5 aperitivos sanos para picar entre horas

Corta una manzana a tiras y ponlas en un bol. Después cubre los trozos de fruta con media taza de queso cottage bajo en grasa. Acompaña tu snack con un delicioso zumo de naranja natural. Proteínas, calcio y fibra ¿qué más pides?