En tu próxima salida al campo, quizás quedes gratamente sorprendido al encontrar unas cuantas de esas flores que podrás usar en tu cocina. Las flores no son un ingrediente muy común en las recetas, aunque últimamente sí están ganando popularidad en tartas de boda o cócteles.

Pétalos de rosa y girasol, begonias y lilas, estas son todas parte de una lista de flores comestibles que no solo embellecerán tus platos, sino que les darán un sabor diferente.

Si estas buscando entender a fondo el uso de flores en la cocina, te recomendamos el libro “Cooking with flowers” de Miche Bacher, donde aprenderás a preparar 100 recetas llenas de flores.

Estas son algunas de las flores que usarás.

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos

15 flores comestibles para unos platos más bonitos y sabrosos