Hace un año comenzaba la emergencia sanitaria en España. La crisis de la covid-19 se materializaba en aulas cerradas y primeros confinamientos por seguridad. Todos los sectores se han visto afectados, pero la hostelería y el turismo están siendo los grandes perjudicados. Con la persiana bajada durante meses, toques de queda y aforos reducidos muchos restaurantes míticos han cerrado sus puertas debido a la pandemia. En Tapas te contamos algunos de esos locales que fueron visita obligada.

Zalacaín

Tras casi 50 años de historia Zalacaín, el primer restaurante español en conseguir las tres estrellas Michelin ha cerrado indefinidamente. La Guía Repsol se refería a este clásico madrileño como un «homenaje a lo mejor de la cocina española» que desde 1973 vio entre sus mesas a políticos, empresarios y socialités. En su última etapa, el chef Juan Miralles y la jefa de sala Carmen González consiguieron unir la tradición y la modernidad para crear una experiencia inolvidable. Parece que el restaurante que fuera propiedad del Grupo LaFinca pronto tendrá nuevos dueños, aunque el proceso de compra está siendo todo un culebrón y a fecha de hoy continúa en el aire quién terminará materializando su compra.

Punto Mx

El restaurante Punto Mx del chef Roberto Ruiz fue el primer mexicano en conseguir una estrella Michelin en Europa. Los meses de confinamiento y otras razones acumuladas como la necesidad de cambiar de localización detonaron el cierre de Punto Mx. Su cocina única con técnicas como la nixtamalización les llevó a tener hasta 7 meses de lista de espera para una mesa el fin de semana. Con la persiana bajada de Punto Mx se cierra un ciclo para el chef mexicano, que ya tiene nuevos proyectos en marcha como el delivery MXRR o su recientemente inaugurado Barracuda MX.

99 KO Sushi Bar

El exclusivo local de cocina japonesa propiedad del Grupo Bambú fue de los primeros estrella Michelin en cerrar por la crisis sanitaria del Covid-19. Inaugurado en 2019 como la joya del 99 Sushi Bar, ofrecía servicio para tan solo 16 comensales en una espléndida barra. En ella, los sushimen David Arauz y Héctor Escalona preparaban los deliciosos bocados para un selecto grupo. La nueva normalidad acabó en mayo de 2020 con un concepto basado en la cercanía y la complicidad con los clientes.

La música también baja la persiana

Villa Rosa

Vía Getty Images/ Aldara Zarraoa

El tablao flamenco más antiguo de Madrid anunciaba el cierre hace apenas dos semanas, el 26 de febrero de 2021. El Villa Rosa fue fundado en 1911 y se mantuvo abierto durante la Guerra Civil pero tras un año sin ingresos y un ERTE ha tenido que cerrar sus puertas definitivamente. Jonatan Miró, bailaor y director artístico, preparó una última función el 4 de marzo que sirviera para recordar a todas las estrellas que pasaron por el tablao. Por Villa Rosa pasaron desde Valderrama, los hermanos Molina, el Cigala y Lola Flores hasta Almodóvar, Ava Gardner y Ernest Hemingway.

Casa Patas

Otro tablao histórico que cerraba sus puertas debido al virus fue Casa Patas, fundado en 1984 como taberna. Con la gestión de Antonio Benamargo pasaron por allí grandes del flamenco como Camarón de la Isla y Paco de Lucía, también Rosalía vendería allí sus primeras 30 entradas en Madrid. La Fundación Casa Patas continuará con las clases de música y danza y mantendrá el histórico local a la espera de que vuelva el público extranjero.

Hard Rock Café

La icónica marca Hard Rock cerraba de su restaurante de Madrid el 31 de julio de 2020. Al finalizar el contrato de arrendamiento en el local de Castellana 2 y en plena crisis, Hard Rock Café decía adiós a la capital. El Hard Rock fue inaugurado en 1994 por la leyenda Chuck Berry con Navajita Plateá y Los Ronaldos. Esta sede de la cultura musical era una de las 12 más importantes de la marca, que no descarta buscar nueva ubicación en la ciudad. Hard Rock cuenta con otros nueve restaurantes en España en ciudades como Barcelona, Marbella, Ibiza o Sevilla.

Cafeterías con historia

Hontanares

La histórica cafetería Hontanares de la plaza de Avenida de América cerraba sus puertas en noviembre de 2020 tras las pérdidas económicas insostenibles derivabas de la situación sanitaria. Hontanares abrió en 1966 y desde entonces sus puertas se mantuvieron abiertas todos los días del año. Sirviendo desde cafés a los primeros viajeros de la mañana hasta cócteles por la noche, su horario se adaptaba a viajeros y habituales del local. Las casi 1.600 personas que pasaban por Hontanares a diario quedaron reducidas a una escasa clientela debido a las restricciones de movilidad y el miedo a contagiarse en un espacio cerrado.

Mamá Framboise

Tras una década de historia, la pastelería cafetería Mamá Framboise anunciaba en su web e Instagram el cierre definitivo del proyecto. El chef Alejandro Montes y co-fundador de la marca quiso transmitir en sus recetas sencillas la magia y romanticismo de la antigua repostería. Croissants normales o en formato roll, macarons y todo tipo de delicadas tartas y hojaldres formaban una carta centrada en la artesanía, la experiencia y la innovación. La decisión de cerrar en junio de 2020 estuvo motivada por las recomendaciones sanitarias del gobierno y la situación de crisis.

Ferpal

Inaugurada en 1971 como tienda y cafetería, Ferpal era un de esos locales de toda la vida. La estética de su cafetería y el colmado de embutidos, conservas y quesos era muy conocido por los turistas que paseaban por la céntrica calle Arenal. El cierre de este local nos deja sin uno de los pocos comercios de proximidad de la zona centro de Madrid y sin casi 50 años de sándwiches míticos con el sabor de siempre.

OTROS

Bar Manolo en Sevilla

El Bar Manolo de Sevilla tenía 85 años de historia cuando bajó la persiana por última vez. Ubicado en la plaza de la Alfalfa, pleno casco histórico hispalense, era un clásico de esta zona de bares. La cerveza fría, las famosas pavías sobre todo para tiempo de cuaresma o la ensaladilla eran algunas de las especialidades de la casa. Félix Jiménez estuvo a cargo de Casa Manolo desde mediados de los años 80 y ahora tras 40 años ha tenido que cerrar  por el toque de queda a las seis de la tarde y un confinamiento de meses.

Gran Café de Barcelona

Vía web Gran Café

El Gran Café de Barcelona abrió sus puertas en 1920 y se convirtió en un imprescindible de la ciudad condal. Perteneciente al Grupo Cacheiro y con la decoración modernista original estaba ubicado en el barrio Gótico. Su cocina reflejaba lo mejor de la gastronomía tradicional catalana y los sabores de sus más de 100 años de historia. La música en directo del piano dejó de sonar definitivamente en septiembre de 2020 a pesar de los intentos del grupo por mantenerlo.

Taberna Basaras de Bilbao

En octubre de 2020 decía adiós la tasca más antigua del Casco Viejo de Bilbao: la Taberna Basaras. El coronavirus se ha llevado por delante otro local histórico de la hostelería bilbaína del que eran habituales chefs, cantantes y artistas. Las anchoas en salazón sobre rebanadas de pan y tiras de alegría riojanas eran el pincho insignia de esta barra que servía también desde 1940 tortillas, chorizo a la sidra, merluza rebozada o croquetas de bacalao. El reducido aforo de la tasca hizo que con la distancia social y la crisis sanitaria fuera imposible mantener el negocio.

 

Deja un comentario