Como promedio consumimos unos 279 huevos por año, unos tres huevos a la semana.  El fuerte aumento en la popularidad del consumo de huevos comenzó en 2016, cuando comenzó a decirse que el consumo de huevos no afectaba al aumento de colesterol. Pero es que el aumento del uso de ciertos alimentos no es aleatorio sino que muchos de ellos tienen una gran promoción detrás. Y si no lo crees, sigue leyendo.

Existen diferentes campañas publicitarias que están detrás del aumento de consumo de muchos alimentos. Por nombrar algunos: Hace unos años el publicista Oberon Sinclairthis de la American Kale Association decidió hacer crecer la marca del kale. Para ello, lanzó el súper alimento a amigos y antiguos clientes en la industria de la restauración, y pronto, lugares como The Fat Radish de la ciudad de Nueva York (representada por My Young Auntie, la firma de relaciones públicas fundada por Sinclair) empezaron a crear platos centrados en esta col rizada.

Otro ejemplo es el del tocino en la década de los 80. En esa época, en Estados Unidos, no lograban vender el tocino por lo que la junta de esa empresa se unió junto a la industria de la comida rápida con el objetivo de crear una hamburguesa con queso suizo derretido, tocino y tomates en rodajas, fue un éxito instantáneo. Muy pronto, otros restaurantes de comida rápida comenzaron a hacer uso del tocino, y antes de que nos diéramos cuenta, el bacon se convirtió un fenómeno de la cultura pop.