Cuando vas a la tienda y compras una bolsa de patatas, sabes de ante mano que la mitad de su interior es aire. O mejor dicho, nitrógeno. Todo ese vacío que hace el aire en el interior permite que este snack no se eche a perder y permanezcan crujientes el máximo tiempo posible. Pero, ¿quién vende más aire que contenido? Un constructor de muebles de cocina de la ciudad de Nueva York decidió quitarse la duda y revisar cada una de las bolsas que se venden en el mercado.

Comparando las 14 marcas de bolsas de patatas fritas, el constructor llego a la conclusión de que los Cheetos son los que contienen más nitrógeno, concretamente un 59% del paquete, mientras que las Pringles contienen menos del 28%. Ahora, lo propio sería calcular si el precio de la bolsa de patatas corresponde a la cantidad con la que cuenta en su interior.