Olvídate de los típicos helados de vainilla o limón y lánzate a probar nuevos sabores y formas diferentes.

Si el verano pasado fue el de las fotos instagrameables del helado con forma de pez de La Pecera de Malasaña y el anterior el de los polos de LoloPolos, ¿qué nos traerá el 2018?

El helado de Jägermeister con Boost, llamado Heisenberg, es uno de los más aclamados y vendidos en Ice Crime de Ciudad de México, junto con el Avocado, hecho con tequila, zumo de limón y aguacate.

La pastelería La Bohême ha transformado sus dulces en helados trasladando sus postres más famosos como la cheescake, el mousse de fresa o el sorbete de limón a helados y cubriéndolos con una capa de chocolate.

Bendita Paleta es otra de esas franquicias exóticas que crean helados con forma de tableta de chocolate y con sabores muy, muy dulces como el de dulce de leche, chocolate blanco, fresa con coco, naranja con albahaca, blueberry o menta con chocolate.