Los nuevos descubrimientos hallados en Egipto han desvelado que en el Antiguo Egipto también sabía cómo pasárselo bien. Los arqueólogos han descubierto recientemente bodegas de vino en el Delta del Nilo que datan de la época grecorromana, también conocido como el periodo que transcurre desde la caída de Egipto hasta la conquista islámica. Según ha informado el Ministerio de Antigüedades de Egipto, la excavación tuvo lugar en Tel Kom al Trogy, una región al norte de El Cairo conocida por descubrimientos similares.

Para la decepción de algunos, no había vino en las bodegas pero sí se han encontrado detalles de cómo los antiguos egipcios mantenían sus botellas frescas en los cuartos de almacenamiento, construidos a base de lodo y bloques de piedra caliza de forma irregular con el objetivo de controlar la temperatura. A este descubrimiento se le suma de la bodega más antigua conocida, encontrada en Armenia. Según National Geographic, la instalación tiene 6.100 años de antigüedad y contenía una presa de vino para pisotear uvas, recipientes de fermentación y almacenamiento, vasos para beber y vides, pieles y semillas de uvas marchitas. El experto en vinos Patrick E.McGovern, arqueólogo biomolecular del Museo de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, ha comentado en relación con estos descubirmientos que “son importants y únicos, porque indican una producción de vino a gran escala, lo que implicaría que la uva ya había sido domesticada en esa época”.