Desde su apertura, SOMA ha sido uno de los locales de los que más se ha hablado (y lo sigue siendo). Y eso que lleva menos de una temporada en Madrid con su propuesta de mesa única para 16 comensales. Para este nuevo año, Luke Jang se ha lanzado a la piscina con otro nuevo proyecto, Las Tapas de SOMA, con el objetivo de dar a su clientela la oportunidad de volver a visitarle a través de una carta de tapas para tomar en barra de una forma más informal que su menú degustación.

Su técnica, adquirida en las cocinas de elBulli y Mugaritz, resalta sobre el recetario popular de su país de origen con el que apuesta en su menú degustación y también ésta vez en sus tapas de barra. Luke ha sabido revisar los clásicos de las barras madrileñas tradicionales y reconvertirlos a través de elaboraciones como la gilda coreana servida con atún rojo de Balfegó o los tacos de cochinillo asado cocinado durante 48 horas a baja temperatura. En SOMA los iconos coreanos también se ven representados en la barra como el Bibimbap con erizo de temporada y huevo de codorniz o el Nembi gyoza, una sopa de empanadillas con marisco, arroz crujiente y setas de temporada; y el toque de humor de Luke, el K.F.C. (Korean Fried Chicken) o su sorprendente ensalada de ostra negra frita al momento con crema de kimchi, algas y aguacate.