De acuerdo con un estudio reciente realizado por el psicólogo Dan Ariely como parte de su libro Payoff: The hidden logic that shapes our motivaciones, los empleados se sienten más incentivados con una pizza gratis que con un bono de dinero para comer. Para su investigación sobre cómo funciona la motivación y cómo podemos utilizar ese conocimiento para abordar decisiones importantes en nuestras vidas, Ariely realizó varios experimentos en entornos distintos. El de la pizza, concretamente, proviene de una fábrica en Israel.

Al inicio de esa semana, los trabajadores de la fábrica recibieron tres mensajes distintos para impulsar su productividad. Un grupo recibió un mensaje que decía que recibirían un bono de 30$ dólares; otro, una promesa de retroalimentación positiva de su jefe, y el tercero, un mensaje en el que se les ofrecía un vale por una pizza gratis. Lo que Ariely descubrió fue que la pizza era el incentivo más apreciado, aumentando la productividad en un 6,7%. La retroalimentación positiva aumentó la productividad en un 6,5% mientras que aquellos que recibieron un bono de 30$ sólo se motivaron un 4,9%.