Dewayne Johnson, jardinero de 46 años y enfermo de cáncer terminal, atribuye su
enfermedad a Monsanto debido a la utilización de un producto rico en glifosato, un herbicida clasificado por la OMS como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

El norteamericano rociaba, al menos 3 veces al año, este producto por los jardines
de su centro de trabajo, una escuela. Además, en más de una ocasión el herbicida
se expandió por su cuerpo, bien gracias al viento o por accidentes en los que el
producto acababa empapando el cuerpo Johnson.

El glifosato se utiliza con frecuencia en el territorio estadounidense, sobre todo
para los cultivos de maíz, trigo, soja y avena. Según la Agencia de Administración
de Alimentos y Medicamentos (FDA), quienes han estado realizando controles
alimenticios, han encontrado una alta cantidad de este químico en alimentos que
consumimos a diario y que no se han hecho públicos.

También se ha realizado un estudio por parte del grupo medioambiental
Environmental Working Group (EWG) en el que se han encontrado altos niveles
del herbicida en avena, granola y diferentes barritas de cereales, y al menos 31 de
las 45 muestras empleadas han dado positivo en el químico, excediendo, además,
los estándares de seguridad alimentaria -160 partes por billón-.