En Tottori, una ciudad al oeste de Japón, se encuentra entre concesionarios y talleres mecánicos un pequeño restaurante que acaba de entrar a formar parte de la guía Michelin. Su propietario es Katsumi Yoshida, un japonés que es la prueba viviente de que nunca debemos dejar de creer en los sueños. Hace ya unos años que este japonés abrió su pequeño local llamado “Hot Air” en un pequeño espacio entre talleres automovilísticos y mecánicos con el objetivo de ofrecer a sus clientes un buen plato de ramen. Y es que sus platos eran tan buenos desde sus inicios que muy pronto empezó a correrse la voz y la gente comenzó a ir a probarlos en masa.

 

 

Cuando sucedió esto, Katsumi decidió llevar su local un poco más allá ampliando y profesionalizando el espacio con una buena cocina, un recibidor y un mostrador. Pero un día, al terminar la comida, un cliente vestido con traje se acercó a darle su tarjeta y unos meses más tarde su restaurante obtuvo su primer Bib Gourmand, un reconocimiento para los establecimientos que ofrecen alimentos con excelente relación calidad-precio. Este prestigioso reconocimiento animó a Yoshida a seguir mejorando su restaurante con el objetivo de subir el siguiente peldaño. Actualmente Katsumi Yoshida aspira a conseguir una estrella Michelin que le sitúe junto a los dos únicos restaurantes de ramen condecorados con la famosa estrella.