Esta legumbre que solemos relacionar con las personas vegetarianas tiene unos valores nutritivos mucho mayores que los de la media. Los expertos han llegado a decir que es uno de los alimentos más completos que existen. Con ella se puede elaborar decenas de alimentos diferentes para consumir. Descubre las propiedades y beneficios de esta planta y las formas de las que puede alimentarte. Querrás incluirla dentro de tu dieta ¡seguro!

La soja tiene un bajo contenido en grasas saturadas y es una importante fuente de proteínas de excelente calidad. Tiene vitamina B y E y minerales tan importantes como el hierro, el calcio, el fósforo o el potasio. Es un alimento rico en grasas, concretamente ácidos grasos omega 3 y omega 6, necesarios para el correcto funcionamiento del metabolismo, el sistema inmunológico, la circulacion sanguínea… También destaca su contenido en fibra, lo que ayuda al tránsito intestinal. Es una gran antioxidante

Este alimento, que fue descubierto en China, adopta varias formas distintas. Así no te aburres de tomarlo siempre igual.

– Leche de soja: aunque parece que se consume hace poco, lleva tomándose más de 2 mil años. Carece de colesterol y tiene la mitad e calorías que la leche de vaca. Y es apta para intolerantes a la lactosa.

– Tofu: es una comida que se prepara con semillas de soja, agua y coagulando la leche de soja. Tiene una textura parecida al queso pero a diferencia de él, es un alimento bajo en calorías. Tiene una gran cantidad de proteínas y poca grasa.

– Brotes de soja: es muy común echarlos en ensaladas. Muy recomendable para mujeres embarazadas o en el periodo de lactancia por su alto contenido en ácido fólico. Son beneficiosos para una correcta coagulación de la sangre y muy bueno para el metabolismo de los huesos.

– Harina de soja: carece de gluten, así que es muy usada por los celíacos. Puede reducir a contraer enfermedades cardiacas ya que tiene un contenido muy bajo de grasas saturadas y colesterol.