Su estética de antaño y su cocina casera y honesta hacen de Cubiertos de Gloria uno de los restaurantes castizos perfectos para disfrutar de un almuerzo en la capital. La barra de tapas tradicional y su restaurante acogen el recetario madrileño “de siempre” en el que los callos y el cocido son la especialidad por excelencia. El objetivo de este proyecto del Grupo Mambo fue, desde sus inicios, devolver al centro de la capital una cocina castiza y de calidad, a precios razonables de forma que locales y foráneos encontrasen su sitio dentro de la gastronomía local.

Cubiertos de Gloria recupera así la cocina casera de temporada sin más concesiones que una presentación actual. Como entrantes proponen la ensalada templada de cogollos de Tudela asados con aliño frutal, queso manchego y tomate seco; la ensalada de temporada con pimientos asados y ventresca casera y uno de los platos más sorprendentes, el carpaccio de manitas de cerdo con aliño de piñones. Entre sus platos principales destacan los callos a la madrileña, el cocido madrileño clásico y el cocido gourmet, preparado con ramen y carne de caza que varía según la temporada. Aunque la carta es mucho más extensa nosotros te proponemos estas opciones para que disfrutes al cien por cien de Madrid, al cielo.