Lleva tres siglos reconocida como Agua Minero Medicinal y de Utilidad Pública gracias a la pureza de su origen; a ese manantial situado en la Serranía de Cuenca cuyas propiedades minerales y organolépticas han hecho que se convierta en todo un referente en aguas minerales naturales. Porque si hay un agua que pueda reconocerse en cualquier lugar del mundo, gracias a su reconocido envase azul y su sabor esa es Solán de Cabras.

El agua procedente del filtrado de las lluvias que descansa durante años en un acuífero subterráneo manteniendo intactas sus condiciones regresa tras cuatro años a la pequeña pantalla a través de un spot publicitario donde su papel como “la fábrica más antigua del mundo” ensalza al manantial así como su origen y cualidades minerales.   

“En Solán de Cabras estamos totalmente comprometidos con ofrecer un producto de alta calidad, desde que cae la primera gota de lluvia hasta el momento de envasar el agua en nuestras icónicas botellas. Por eso, en esta campaña, hemos querido ensalzar el entorno natural del Paraje de Solán de Cabras poniendo en valor que se trata de un proceso que solo la naturaleza pueda crear”, explicaba Jesús Núñez, Director General de la Unidad de Negocio de Aguas de Mahou San Miguel. La campaña, desarrollada por la agencia Logosapiens ha sido compuesta  tanto para televisión como para los medios online reforzando así su posicionamiento como marca muy ligada a su entorno natural. 

[tapas-video src=»https://www.tapasmagazine.es/app/uploads/videos/V1SOLAN.mp4″ poster=»https://www.tapasmagazine.es/app/uploads/videos/V1SOLAN.png” width=»600″ height=»338″]