El 14 de febrero es una fecha que está señalada en todos los calendarios. Algunos entre corazones y otros con un cruz roja que dice ‘peligro’. Lo tengamos en cuenta con más o menos aprecio, la realidad es que todos sabemos qué se celebra y cuál es el modus operandi dependiendo de la situación emocional de cada uno.

Tenemos muy claro que es un día para regalar, salir, hacer planes y disfrutar en pareja quienes la tenga, o en su defecto para pegarte un fiestón con amigos o un maratón de comedias y fast food si este año no te toca celebrar el día de los enamorados, pero, ¿sabemos por qué San Valentin es el patrón del amor?

No, aunque lo creamos el día de San Valentín no es un invento de las grandes superficies para colocarnos un perfume, un libro, un viaje o una experiencia gastro que te dejará más enamorado todavía. La historia remonta a la Antigua Roma, allá por el siglo III d.C cuando un sacerdote llamado Valentín casaba clandestinamente a los jóvenes enamorados desobedeciendo al emperador Claudio II, quien prohibió la celebración de este sacramento alegando que lo jóvenes solteros y sin ataduras familiares eran mejores soldados para su imperio.

Foto: Getty Images

Después de celebrar muchos matrimonios clandestinos, Valentín fue descubierto y encarcelado, pero antes de morir acumuló méritos para entrar en el santoral. Antes de ser ajusticiado, Valentín devolvió la vista a la hija de un oficial romano que había nacido ciega. Finalmente, el 14 de febrero del 270 d.C, al patrón del amor fue sentenciado.
No fue hasta el 450 d.C que el Papa Gelasio I incluyó el 14 de febrero en el santoral.

El resto de la historia ya la conocemos: tras a revolución industrial y con la posibilidad de reproducir fácilmente tarjetas de felicitación comenzó el negocio del amor que gira entorno al 14 de febrero.

No sabemos si lo vas a pasar solo, en pareja, en familia o con tu mascota, pero sí sabemos que sea como sea, este año cae en viernes y es una oportunidad perfecta para salir a celebrar como más nos gusta: alrededor de una mesa.  

Por eso te proponemos una restaurante para cada situación

No importa a quién ames pero sal a celebrar San Valentín